Aún quedan piratas en las costas del Sudeste Asiático

Las primeras referencias históricas sobre la piratería datan del siglo V, en la zona del Golfo Pérsico. Desde entonces esta práctica, con mayor o menor intensidad, ha estado siempre relacionada con las principales rutas del comercio internacional como el mar Mediterráneo, el mar de China, o, tras el descubrimiento de América a finales del siglo XV, el océano Atlántico.

Y aunque podría parecer cosa del pasado, la piratería es una amenaza real y constante en pleno siglo XXI para el comercio internacional marítimo. Durante los tres primeros trimestres de 2014 se registraron 178 ataques a buques mercantes, apenas 10 ataques menos que en 2013 aunque una cifra considerablemente más baja que en 2011, cuando se registraron 352. (Informe de la Oficina Marítima Internacional junto con la Cámara de Comercio Internacional).

Las zonas más conflictivas se encuentran en el Sudeste Asiático, donde se produjeron 103 ataques. Es más, los cinco países que más ataques han sufrido se encuentran en esta zona, y tan sólo en Indonesia se registraron 72. En segundo lugar, África registró 44 incidentes y en América tan sólo dos.

Image result for perla negra y holandes errante

Para reducir este problema, la comunidad internacional ha movilizado ejércitos y han mejorado la seguridad de los buques mercantes. Gracias a ello, durante el año 2014 tan sólo cinco barcos fueron secuestrados, 31 menos que en el año 2013. Si bien es cierto que durante 2013 sólo se produjo un asesinato y 266 tripulantes fueron secuestrados, mientras que en 2014 tres tripulantes murieron y 369 fueron tomados como rehenes. También cabe destacar la colaboración de gobiernos de zonas conflictivas como el Gobierno de Somalia. Somalia fue durante los últimos años el principal foco de piratería y aunque no se ha erradicado totalmente, se ha reducido significativamente.

Los actos de piratería afectan indirectamente al consumidor, ya que ante el riesgo de perder el barco y/o las mercancías, las compañías demandan seguros especiales cuyas primas aumentan el coste del transporte. Éstos seguros no sólo cubren daños materiales, sino que también cubren rescates y traslados de la tripulación.

Otra alternativa es evitar las rutas más peligrosas, y en caso de toparse con piratas… lo más sensato es correr.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s