Los acuerdos de jurisdicción en la Ley de Navegación Marítima

La reciente Ley 14/2014, de 24 de julio, de Navegación Marítima (LNM) ha supuesto una reelaboración del Derecho Marítimo en nuestro país. La ansiada norma ha conseguido eliminar la dualidad de regímenes jurídicos existente en materia de transporte marítimo de mercancías, y es aplicable tanto para transporte nacional como internacional.

De las numerosas las modificaciones que introduce la norma, cabe destacar aquellas que persiguen la armonización de la materia en el ámbito internacional. Y en concreto aquellas que se refieren a los acuerdos de jurisdicción, análisis en el que nos centraremos en un intento por relacionar esta asignatura de Transporte y Logística Internacional con algunos aspectos jurídicos de la misma, que estudiamos en Contratación Internacional.

La citada norma incorpora ciertas reglas sobre competencia judicial en materia contractual que regulan la eficacia y requisitos de los acuerdos de jurisdicción así como las normas aplicables a estos acuerdos. En concreto, el artículo 468 y ss de la ley regulan la validez formal de las cláusulas que prevean la sumisión a una jurisdicción extranjera o arbitraje en el extranjero. Estas cláusulas deben negociarse de forma individual y separada para que sean jurídicamente válidas. Sin embargo, la eficacia práctica de la norma es problemática en el contexto internacional y ciertamente limitada en el ámbito europeo debido a la aplicación del artículo 25 del Reglamento Bruselas I refundido (RBIbis).

777130

Esto quiere decir que a pesar del contenido de la norma nacional, las materias incluidas dentro del ámbito de aplicación del RBIbis, como es propio de la materia contractual, las reglas nacionales sobre la sumisión expresa como criterio atributivo de competencia a los tribunales españoles resultan desplazadas por el RBIbis para todos los casos. Todo ello sin perjuicio de que conforme al artículo 25.1 el acuerdo no será eficaz si es nulo en cuanto a su validez material según el Derecho del Estado miembro cuyos tribunales han sido elegidos.

Ahora bien, como ya sabemos, existen ciertos países a los que no se les aplica el RBIbis. De este modo, cuando la cláusula de sumisión remita a una jurisdicción a la que le sea de aplicación el Convenio de Lugano u otro convenio sus efectos son totalmente restrictivos.

Sin afán de ahondar más en el estudio, en este punto me gustaría apuntar que he intentado hacer un análisis desde una vertiente práctica de un aspecto muy concreto del transporte internacional que ponga de manifiesto la problemática jurídica existente en esta materia. De otro lado, dejo la conclusión abierta a cualquiera que desee exponer sus opiniones.

Fernando Gómez Gutiérrez

Anuncios

Un comentario en “Los acuerdos de jurisdicción en la Ley de Navegación Marítima

  1. Muchas veces nos dejamos llevar por la vertiente más práctica de la logística, sin considerar aspectos legales que son los que de verdad configuran la logística. Gracias por este apunte, fácil de leer y muy de actualidad.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s