¿Cómo se orientan las palomas mensajeras?

paloma2

¿Cansados de tanto fútbol? Pues hablemos de colombofilia.

Seguramente muchos de vosotros nunca habéis oído hablar de este arte (prefiero llamarlo arte a deporte) que consiste en la cría y adiestramiento de palomas para convertirlas en palomas mensajeras.

El uso de palomas mensajeras surgió en el antiguo Egipto como forma de comunicación entre ejércitos y su uso estuvo muy extendido hasta la Primera Guerra Mundial. Tras la Segunda Guerra Mundial se abandonó por completo en favor de las telecomunicaciones modernas.

La colombofilia como arte tuvo su apogeo en el siglo XIX y actualmente se celebran competiciones entre ciudades tan distantes como Barcelona y Amsterdam (1.100 km).

como-saben-las-palomas-mensajeras-a-donde-ir-4

¿Pero, cómo se orientan las palomas? Es una pregunta que siempre me he hecho, teniendo en cuenta que estas palomas tienen un sentido de la ubicación mucho mejor que el mío, y sin necesidad de GPS. Estas aves tienen una especie de brújula y reloj interno, se guían por su olfato y cerca de casa buscan puntos de referencia naturales y artificiales que ya conocen para orientarse.

Estudios hechos en Inglaterra han llegado a la conclusión de que las palomas mensajeras siguen calles, caminos, rotondas, carreteras, aun si eso significa que tengan que hacer un recorrido más largo. Además, toman rutas más eficientes si trabajan en pareja, lo que significa que son lo suficientemente inteligentes como para tomar una mejor ruta si otro compañero se la sugiere.

En largas distancias, calculan la dirección hacia la que deben volar comparando la dirección del sol con su reloj interno. En los estudios se vio que si se mantenía a las aves bajo luz artificial se modifica el cálculo de las distancias de las mismas, haciendo que vuelen en direcciones incorrectas.

Otro experimento –bastante cruel, por cierto– consistía en cortar diversos nervios de las palomas mensajeras para conocer cómo se guiaban de regreso a casa. Al cortar los nervios que conectaban el sentido del olfato, las aves se perdían, por lo que podemos deducir que las palomas mensajeras se guían por el olfato. También tienen dos brújulas internas, situadas cerca de la nariz y los ojos que les ayudan a calcular los campos magnéticos de la Tierra.

También se ha visto que estas aves no son infalibles, y que en ocasiones pueden despistarse, anular su vuelo y no saber cómo volver a casa. Eso se debe a que las palomas mensajeras se guían también por ultrasonido, y las interrupciones de esta onda inaudible para el oído humano hacen que se despisten por momentos.

Ya sabéis. Si queréis un modo de transporte barato y muy eficaz para vuestras cartas y postales contratad una paloma mensajera. Aún existen!

Anuncios

The Shitbus (El Caca-bus)

Bio-Bus-Press-4-1

Hace apenas unos meses el primer bio-bus recorrió su primer trayecto entre las ciudades de Bath y Bristol en Reino Unido. Se trata del primer medio de transporte público impulsado 100% por heces humanas y residuos orgánicos. Al margen de las múltiples bromas que ha suscitado entre sus usuarios, el “Caca-bus”, como lo conocen en Inglaterra, supone un medio de transporte ecológico e innovador, que puede llegar a recorrer 300 km con los deshechos generado por cinco personas durante un año.

El motor funciona con gas metano generado a partir del tratamiento de residuos cloacales y comida. Es similar al diésel de los motores comunes, pero el gas se almacena en tanques que van sobre el techo del vehículo.

Para fabricar el combustible, los deshechos se cultivan con bacterias anaeróbicas que, en ausencia de oxígeno, transforman las heces en un gas rico en metano. Por suerte, las impurezas que causan el mal olor quedan limpiadas en el proceso. Este combustible produce menos emisiones que el diésel tradicional y lógicamente su producción es más sostenible. Además, es el único combustible limpio disponible actualmente para transporte de cargas y pasajeros.

Ya véis, hoy en día hay que tener mucho cuidado con lo que desechamos. Todo puede tener un uso…  🙂

Javier Cartagena Téigell