El gobierno alemán suspende el salario mínimo para los transportistas, en tránsito, que no carguen o descarguen en Alemania.

El pasado viernes 30 de enero la ministra alemana de trabajo, Andrea Nahles,  procedió a la suspensión parcial del cumplimiento del salario mínimo de aquel país. Dicha suspensión queda limitada o acotada a los transportes de tránsito por el país teutón. Cabe recordar que el salario mínimo en Alemania asciende a 8,5 €/hora. Hay que recordar que por primera vez Alemania tiene una ley que regula el salario mínimo y que no afecta solo a los transportes o a los extranjeros; y que se espera que sea una medida que revitalice el consumo.

Si bien la ministra aclaró que esta suspensión  de la aplicación de dicha ley para el tránsito; pero también matizó que estará vigente hasta que los organismos competentes de la UE aclaren los aspectos jurídicos derivados de la medida. Lo que se estima que ocurrirá en un periodo cercano a los 4 meses. Mientras esto se produce la medida seguirá siendo de aplicación para todos aquellos transportes que provenientes del extranjero circulen por Alemania; es decir para todos los transportes internacionales y para todos aquellos que realicen cabotaje.

Esta medida se llevó a cabo debido a las presiones sufridas por el ejecutivo alemán por parte de sus homólogos polacos en el último viaje de la ministra de trabajo a Polonia.

transporte_por-carretera

La comisión Europea estableció un “sumario” el día 21 de Enero para verificar que la ley alemana que establece el salario mínimo  cumple y es acorde con las políticas de la Unión Europea. Respecto de tal aspecto la ministra Nahles se mostró convencida de que la normativa alemana es plenamente compatible con la normativa europea. Si bien tanto desde Alemania como desde Polonia se espera una decisión de Bruselas que aclare el asunto lo “más rápido posible”.

Desde la Comisión  de Empleo y Asunto Sociales de la Unión Europea se ha tratado el tema con cautela. Se han mostrado agradecidos al ejecutivo alemán por toda su colaboración y el estrecho contacto para solucionar el asunto. La comisión considera que la ley alemana sobre salario mínimo, en términos generales, es compatible con los compromisos de las políticas sociales que se llevan a cabo desde la Comisión. Pero también dejó ver que Alemania es el único país de toda la unión Europea que no exime (en su normativa sobre salario mínimo) de la aplicación del salario mínimo al transporte por carretera en tránsito. Esto generaría unos sobre costes para empresas de transporte extranjeras que realicen servicios dentro del territorio alemán. Lo que visto desde fuera podría parecer discriminatorio y de alguna manera contrario a los principios de competitividad de la Unión Europea.
Si bien Como contraargumento Berlín alega que algunos países cercanos que se han quejado, como el caso de Polonia, tienen un salario mínimo cercano a la mitad que el establecido por el gobierno alemán. Lo que provoca prácticas ilegales como el “dumping” por parte de las empresas de transporte del Este de Europa. Por lo que mo “eximir de la aplicación de la ley del salario mínimo” a los transportes realizados en territorio alemán por empresas extranjeras busca luchar contra dichas prácticas de dumping.